En un lugar de la Mancha “ MALAGON” El Baloncesto me hizo soñar durante todos estos años en mi segunda casa.

Todo comenzó una tarde verano, era julio de 2004, recibí la llamada de un tal Manuel Palop, que me decía que me llamaba del Cátedra 70 de Malagón, sinceramente me sonaba a Balonmano. Cuando me propuso la idea de venir a entrenar solo tarde un minuto en decidir, y dije si, era mi gran oportunidad, era el sueño que tenía desde pequeño, entrenar un equipo federado, y con todo ello me eche la manta a la cabeza, deje mi pueblo, a todas mis niñas de Miguelturra menos a una, a mi Club de toda la vida, y vine a este equipo, que me ha hecho crecer, como entrenador, como deportista y sobre todo como persona.

No me imaginaba aquella tarde de julio cuando conocí a la plantilla de jugadoras y directivos del club, que esto iba a durar tantos años, no me imaginaba que se iban a conseguir, todo lo que hemos conseguido, que fuéramos a crear esta gran familia, que hubiera tantos vínculos de amistad durante tantos años, pero así ha sido y así lo hemos vivido.

No iba a ser tarea fácil, era un grupo nuevo para mi, no conocía prácticamente a nadie, apenas habían competido dos años en federado, no habían ganado ningún partido, era el equipo mas joven de la categoría, todo tenía que ser un sueño para pensar hasta donde hemos llegado.

Recuerdo mi primer partido, septiembre de 2004, en Daimiel, contra el júnior femenino de Daimiel, conseguimos la victoria, todo el mundo en una nube, era amistoso, pero ya veía yo que este equipo podía progresar y trabajar mucho.

La primera liga no fue fácil, solo se ganaron 3 partidos, que como veníamos tampoco estaba mal, pero queríamos más.

La segunda liga, comenzó como en una nube, cuatro victorias seguidas, buen baloncesto, gran avance, pero terminó un tanto raro por acontecimientos extradeportivos que hicieron mucho daño al equipo y que al final se terminó pagando. Organizamos nuestro primer torneo de copa igualdad, y aunque no ganamos conseguimos que el público viviera un poquito el baloncesto femenino

La tercera liga era la de confirmarse en la categoría, 6 victorias aquel año, muchos altibajos, bajas en el equipo, mucha gente joven, pero temporada para aprobarla.

La cuarta, parecida, pero ya aquí si que había alguna ambición de meterse entre los cuatro primeros jugar el play off y al menos disfrutarlo, nos quedamos a un partido, y al final acabamos con 8 victorias en la liga, pero seguíamos progresando.

La quinta, aún me acuerdo de ella, soñaba con jugar la copa, jugar la fase, iba a ser difícil, pero había un gran equipo, todo el mundo había madurado, la progresión era excelente, el grupo era unido. Subcampeonas de Copa, subcampeonas de liga, momentos para el recuerdo, que nunca olvidare en este equipo, porque los tengo tanto en el recuerdo que aún los sigo viviendo. A partir de febrero, sentí lo que antes no había sentido, y era un equipo unido, luchador ganador, y encima me apoyaron en momento muy difíciles para mí, se superaron y llegamos a la final de todo, y encima llenamos el pabellón, el baloncesto femenino de Malagón era toda una fiesta.

La sexta, era el año por el cual teníamos que luchar por todo, y así fue nuevamente, tuvimos que sobreponernos a muchas cosas, pero al final se llegó a mayo y se perdió por poco una final que siempre seguiré pensando que era mía, mis jugadoras se lo habían vuelto a dejar todo, y casi logramos la hombrada.

La última temporada, la recordaré porque es la ultima, empezábamos con el objetivo de luchar por la copa y por la liga, en copa fuimos segundas, en liga ¡¡¡CAMPEONAS!!! Con una plantilla corta, competitiva, pero muy corta, pero me dio para trabajar mucho, y para codearme con los mejores equipos de Castilla la Mancha de Baloncesto Femenino, y eso es merito de todas vosotras.

166 partidos oficiales, 25 amistosos, casi 200 partidos entrenando a este equipo, es para sentirme orgulloso, contento y muy satisfecho por el trabajo realizado.

Por aquí han pasado más de 50 jugadoras, 7 años con algunas jugadoras de manera interrumpida, que más se puede pedir.

Hemos competido con los mejores equipos de castilla la mancha, con grandes poblaciones y capitales de provincia, hemos viajado por toda la región, llevando el nombre y el orgullo de nuestro equipo y nuestro pueblo.

Me he sentido como en casa, me he sentido querido por algunos, odiado por otros y otras, he sido amigo de los que han querido ser mis amigos, y he sido enemigo de quien ha querido serlo.

Para Malagón, mi pasó por allí no se si habrá supuesto algo, pero para mi todo, nunca olvidaré estos 7 años, nunca olvidaré a las fantásticas personas que he conocido Manolo, Ángel, Teofi, Teresa, Conrado, El Cano, Fermín, Quini, Medina (D.E.P), Gabri, Sergio, Cesar, Nemesio…. Etc etc, y que muchos de ellos mantengo una gran relación personal.

No le guardo rencor a nadie, ni a los que me han machacado, me fui contento por el trabajo realizado, y triste porque todo empieza y todo termina.

No puedo olvidarme de mi afición, que son unos pocos pero muy grandes, Teofi, Teresa, Mariajo, Jesús, mi suegro, mi padre… esos son los de verdad,

Y a todos los que han venido menos, pero han estado dándonos ánimos, a todos mil gracias.

También gracias a Iñaki, Ángel, Quique, Néstor, Puri, Marta, Estefanía, Marcos, Kiko que me ayudaron mucho en la formación de la escuela de baloncesto también en 6 años como coordinador.

No se si me dejo alguien, pero de verdad gracias a todos por haber hecho sentirme feliz haciendo lo que mas me gusta en esta vida, que es el baloncesto, que me lo ha dado todo, y que este donde este me lo seguirá dando.

Mi “casa” siempre seguirá siendo MALAGON, lo dije hace años cuando me fui, los sigo diciendo y lo seguiré siendo.